"La Rivista di Engramma (online)" ISSN 1826-901X

139 | novembre 2016

9788898260843

titolo

Aby Warburg y Gertrud Bing, Diario romano

Edición española. Presentación de Victoria Cirlot

Edición de Maurizio Ghelardi

Este Diario romano, escrito a dos manos, la del gran historiador del arte y la de su colaboradora, atestigua la primera presentación pública del Atlas Mnemosyne en la conferencia pronunciada por Warburg en la Biblioteca Hertziana, publicada en Engramma en la edición alemana original con traducción italiana.

El gran proyecto del Atlas, que habría de quedar interrumpido por la muerte de Warburg el 26 de octubre de 1929, propone un método de análisis que en la actualidad constituye el punto de partida necesario para todo estudio sobre la imagen.

Además, el Diario refleja el microcosmos cultural y político en el que trabajaron Aby Warburg y Gertrud Bing en años decisivos tanto para su investigación como para la cultura italiana. Roma y su mundo es objeto de diálogo entre ambos, de juicios y valoraciones críticas, mezcladas, este con la cotidianidad de la vida misma, lo que hace de es e Diario un texto imprescindible para todo el que desee aproximarse a la fascinante y enigmática personalidad del fundador de la iconología, que, lejos del esteticismo imperante entre los historiadores del arte, orientó sus trabajos guiado por la historia de las religiones y la psicología.

Warburg en ‘Árbol del Paraíso’. Presentación de Victoria Cirlot

La publicación del Diario romano en la edición de Maurizio Ghelardi es todo un acontecimiento para esta colección de la editorial Siruela, que cuenta con más de 80 títulos, y que nació hace veinte años con la voluntad de acoger textos y ensayos relacionados con la historia de las religiones, la mitología, la simbología, la mística y la estética, publicando a autores como Mircea Eliade, Heinrich Zimmer, Henry Corbin, Ibn Arabi, Moshe Idel, Keiji Nishitani, el Maestro Eckhart o Nagarjuna.

El criterio de selección se fundamentó siempre en el valor de la experiencia, es decir, que estudios o textos revelaran algo íntimamente vivido por sus autores, por lo que nunca han faltado en esta colección los testimonios autobiográficos, desde las fábulas místicas de una Angela de Foligno hasta, por ejemplo, las Reflexiones sobre morir y vivir (2013) de un Mark C. Taylor, filósofo de las religiones de la Columbia University de New York. Por eso, este diario en el que afloran las impresiones del ‘profesor Warburg’ y la ‘colega Bing’ en sus visitas a la ciudad de Roma (“he admirado el arco de Constantino bajo una espléndida luz grisácea”), la barroca y la antigua, y también acerca de su círculo de amistades, desde los von Bülow hasta Ernst Robert Curtius, y muchos otros,  con sus ‘historias humanas’ (“en los viajes, no hay nadie que recoja de modo más delicado las historias humanas que mi colega Bing”), este Diario resulta entrañable para todo aquel que se haya interesado por la obra de Aby Warburg. 

En España se han traducido y publicado los estudios de Warburg sobre el Renacimiento (El renacimiento del paganismo, 2005), su célebre conferencia en la clínica de Binswanger, El ritual de la serpiente (2008) y también su Atlas Mnemosyne (2010). La aparición del Diario romano permitirá una aproximación diferente a Warburg, mucho más íntima y personal, con sus opiniones directas sobre cosas y personas, sobre su propia obra (“en general, va creciendo en mi interior la idea de que mi método ha sido bien recibido y tendrá repercusión”) en estos dos últimos años de su vida mientras preparaba y presentaba su conferencia sobre el Atlas, el taller de Ghirlandaio, o Le dejeuner sur l’herbe de Manet.  

Un acontecimiento singular tuvo lugar durante la visita de Gertrud Bing y Aby Warburg en Roma: el jubileo del papa en san Pedro y la firma de Mussolini de los pactos de Letrán el 11 de febrero de 1929. En la Bing produjo una impresión que fue rápida y precisamente descrita:

“El sucesor de Cristo aparece ante la multitud con tal fausto que toda la pompa que había visto hasta ahora en la Alemania imperial y en Inglaterra parece una imitación de cuatro cuartos”.

Warburg tuvo que confesar:

“entre la multitud también estaba yo, pobre de mí. Con este tiempo gris pero estable, me parecía una estupidez – como historiador y psicólogo del símbolo – no ver la plaza de san Pedro en un día así…”.

Sus relatos del suceso en el Diario romano constituyen un admirable acompañamiento a la plancha 78 del Atlas Mnemosyne, su obra que habría de pasar a la posteridad interrumpida, inacabada, sumida en un profundo silencio. No podemos sino quedar a la espera de la publicación íntegra del Tagebuch de Aby Warburg con el rigor con que se ha realizado Diario romano, como documento inestimable para alcanzar una mayor comprensión de esta gigantesca y enigmática figura del pensamiento del siglo XX.

temi di ricerca

indici

colophon

archivio